War Thunder background
23º Compañía de tropas especiales (el ejército fantasma)
¡Atención! Esta noticia fue publicada en la versión anterior del sitio web. Puede haber algunos problemas con la visualización de noticias en versiones específicas del navegador.

Una extraña vista en los campos de batalla de War Thunder - ¡un carro de goma!

Probablemente uno de las unidades militares más icónicas, peculiares y extravagantes de entre las que participaron en la segunda guerra mundial, el “ejército fantasma” que era el nombre por el que se conocía a la 23ª compañía de tropas especiales. Esta unidad, formada por el 603º de ingenieros de camuflaje, el 406º de ingenieros de combate y el 3132ª compañía especial del servicio telecomunicaciones, bajo el mando directo del general. La idea tras la creación de esta unidad era la misma que las acciones llevadas a cabo a finales del 42, en el desierto africano, en que las unidades británicas se dedicaron al engaño y la desinformación durante la batalla de El Alamein. Entre los soldados del 23ª había titulados procedentes de distintas escuelas de arte, a los que se les pidió que usasen sus cerebros y no la fuerza bruta. Entre ellos se cuentan reconocidos artistas de nuestra generación: Bill Blass (diseñador de moda), Arthur Singer (ilustrador) Art Kane (fotógrafo). Estos hombres, junto con tantos otros, protagonizaron un papel crucial en el esfuerzo bélico de los Aliados. La 23ª compañía especial tenía como labor convencer, al alto mando alemán y estrategas, que las tropas Aliadas estaban situadas en posiciones donde no iban a estar.

Los medios de los que se bastó el “ejército fantasma” fueron tanto visuales, como sonoros o radiofónicos, así como el que sus integrantes consideraron el más importante: el “atmosférico”. Para tal fin se dedicaron a simular otras unidades de los ejércitos Aliados mediante las insignias y emblemas en sus cascos, uniformes y vehículos, el alboroto o el jolgorio de la tropa. Esta compañía desarrolló “tecnologías avanzadas” para llevar a cabo sus misiones. Logrando creativas medidas para disimular completamente fábricas de aviación o aparentar todo un parque móvil entero mediante tanques y jeeps hinchables. También se las compusieron para lograr una mezcla de sonidos capaz de simular obras o el avance de tropas en una dirección concreta. Por todo esto los alemanes acabaron identificándolos como “el ejército fantasma”.


Una foto aérea de señuelos desplegados cerca del río Rin, Marzo 1945. (Courtesia de ghostarmy.org)

El engaño visual se basaba especialmente en vehículos, aunque también falsearon piezas de artillería, concretamente en Francia poco después del Día D, las cuales dieron perfectamente el pego. También consiguieron aparentar aeródromos, campamentos y depósitos de vehículos. Para lograr una apariencia lo más convincente posible incluyeron material abandonado y deformaron el terreno para simular el avance de tropas, blindados y vehículos por la zona. Las unidades serían activas en los alrededores de la zona para disimular, a toda costa, el verdadero numero de efectivos en el área. Estos artistas fueron muy cuidadosos con sus logros y éxitos, de entre todos ellos se enorgullecían especialmente del M4 Sherman hinchable. En la opinión de bastantes de estos soldados, fue ese invento el que “los hizo geniales” en su arte. Todas estas medidas hicieron que bastantes reconocimientos aéreos germanos creyesen, erróneamente, que habían detectado enormes movimientos de tropas e informasen a la comandancia.

En cuanto a los engaños mediante la radio o el sonido, estos no se quedaron atrás y cosecharon sus más que merecidos éxitos. Enormes altavoces serían instalados en la parte posterior de jeeps y semiorugas, con los que se simularían el alboroto de la tropa, su avance y ruido en una dirección especifica. Confundiendo así a los alemanes acerca de la verdadera dirección del avance real. Uno de los éxitos tuvo lugar durante la batalla del Rin, haciendo que los alemanes creyesen erróneamente que el 9º ejército norteamericano atacaría Düsseldorf y no Wesel. Quizás una de las operaciones más notables de la unidad, fue al participar en la operación Fortitude. En la que los Aliados trataron de confundir a los alemanes, tras el Día D, para retrasar la llegada de sus refuerzos a Normandía. Resultando que el alto mando alemán esperaba otro ataque a gran escala en Noruega o el paso de Calais, al norte y sur de Normandía, respectivamente.

Tras la guerra, el “ejército fantasma” y sus labores se mantendrían en la sombra durante casi 40 largos años, en que sus hazañas serían desclasificadas por el gobierno norteamericano. Multitud de sus integrantes tuvieron que mantener estricto silencio acerca de sus acciones durante muchos años, no pudiendo explicar sus actividades ni a sus familiares más cercanos. Sin embargo, de entre ellos, muchos dijeron que cuando les preguntaban en casa acerca de su papel en la guerra simplemente respondían: “Hacíamos volar tanques y cañones por los aires.”


Autor: Sean "Gingahninja" Connell


En una de las próximas actualizaciones introduciremos la calcomanía a War Thunder:

Emblema del U.S. Army 23rd HQ Special Troops (Ghost Army)

Calcomania por Branislav "InkaL" Mirkov


Leer más:
¡La Caja de Herramientas!
  • 8 abril 2024
Mad Thunder: ¡Furia y Botín!
  • 1 abril 2024
Libro de Récords: Armada Japonesa
  • 17 abril 2024
Vehículos del Pase de Batalla: USS Flagstaff
  • 17 abril 2024