War Thunder background
As del Mes – General Johannes ‘Macky’ Steinhoff
¡Atención! Esta noticia fue publicada en la versión anterior del sitio web. Puede haber algunos problemas con la visualización de noticias en versiones específicas del navegador.


Un hábil piloto y un gran líder, Johannes Steinhoff fue uno de los expertos con más éxito de la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial. Tomaría también parte en el duro reto de reformar su fuerza aérea en la posguerra, con su sincera reconciliación con las fuerzas occidentales y al superar sus severas heridas lo convertirían en una leyenda de la Bundeswehr.

 

Nacido en septiembre de 1913, creció junto a sus cuatro hermanos. Su padre era un operario que trabajaba en Bottendorf, donde crecerían sus hijos, en Turingia Alemania central. En sus años como estudiante, estudió lenguas en el colegio para más adelante estudiar filosofía en la universidad de Jena, queriendo ser profesor algún día.

En su paso por la universidad fue un miembro activo del popular y glamuroso grupo ‘Mensur’ – el arte del duelo con el frío acero en las universidades alemanas. Lamentablemente Steinhoff no pudo permitirse económicamente sus estudios y tuvo que abandonarlos prematuramente para unirse a la Kriegsmarine con el rango de grumete en el 34.



Tras interesarse por la aviación, Steinhoff fue transferido a la recién reformada Luftwaffe en 1936 para empezar con su entrenamiento como piloto. Demostró una gran habilidad durante su formación, resultando elegido para cazas monoplaza y tras su graduación lo destinaron al JG 26, equipado con el vanguardista y letal Bf109E-1. Para la invasión alemana de Polonia en septiembre del 39, el grueso de los cazas monomotores de la Luftwaffe se mantuvo en la reserva, incluido casi todo el JG 26. Steinhoff no entraría en combate hasta aquel invierno, cuando despegó de su base en el norte de Alemania para interceptar una formación de bombarderos Wellington de la RAF que se dirigían contra la flota alemana en las cercanías de Wilhelmshaven. Steinhoff derribó uno de los bombarderos en su debut en combate, posteriormente mejoraría su actuación derribando dos más en una misma salida.

A Steinhoff lo destinaron al 4/JG 52 en febrero del año siguiente y combatió tanto en la Batalla de Francia como en la Batalla de Inglaterra. En esta etapa combatió junto al legendario Hans-Joachim Marseille, a quien describió como un piloto excepcional cuya mayor dedicación eran las mujeres, un detalle que lograría mantenerlo en tierra al no estar en condiciones de volar tras sus correrías nocturnas. En una entrevista tras la guerra, publicada en History.Net en 2006, Steinhoff demostró su más profundo respeto y admiración a los pilotos de todas las naciones a las que se enfrentó en combate y en especial los duros que le resultaban los valientes británicos, los más difíciles con los que lidió durante el conflicto. En los combates contra estos últimos tendría lugar la mayor sangría que sufrirían ambos bandos, con aparatos de prestaciones similares que verían el derribo del mismo Steinhoff. Posteriormente Steinhoff criticaría el liderazgo de Goering al que consideraba culpable del fracaso de la Luftwaffe a la hora de ganar la superioridad en los cielos de Inglaterra, además admitió lo muy mal que le caía éste.



Con seis victorias en su haber para finales de la Batalla de Inglaterra, Steinhoff se había labrado una reputación como piloto de caza y era muy popular entre los novatos gracias a su tiempo libre y la dedicación que mostraba al entrenarlos y hacer las veces de mentor de sus camaradas menos experimentados. En junio del 41 el JG 52 participaría en la Operación Barbarroja: la invasión de la Unión Soviética. En el primer mes de la campaña Steinhoff derribaría 28 aparatos hostiles y para agosto había sido condecorado con la Cruz de caballero tras 35 victorias aéreas. Tras la guerra haría hincapié en los pilotos soviéticos, a los que en su respeto describió como disciplinados y tenaces, así como unos oponentes formidables, en especial las Unidades de la Guardia. Sin embargo, a Steinhofffound el frente oriental le resultaba mucho más duro que el occidental. El frío invierno ruso afectaba sin remedio a las operaciones de la Luftwaffe contra la U.R.S.S.

En febrero del año siguiente, Hauptmann Steinhoff asumió el mando del II/ JG 52. En agosto logró llegar a las 100 victorias. Un año más tarde eran 150. En marzo del 43 se convirtió en Geschwaderkommodore del JG 77, con el que fue destinado al teatro mediterráneo, un respiro tras casi dos años en el duro frente oriental. De todos modos, los combates seguían exigiendo el máximo de Steinhoff, el cual acabó por ser derribado por Spitfires en su primera misión tras hacerse cargo de su nueva unidad e interceptar una formación de B-24. Esta fue la única ocasión en toda su carrera en que tuvo que saltar en paracaídas, siempre había preferido aterrizar su aparato a salvo en tierra.



Ahora, enfrentándose por vez primera a las fuerzas norteamericanas, Steinhoff estaba ante un nuevo reto. Consideraba que los aparatos norteamericanos eran mejores que cualquier otro oponente al que hubiese combatido con anterioridad, destacando el P-38 Lightning como caza y el B-17 por su resistencia. En julio del 44 recibió la Cruz de caballero con espadas y en octubre era destinado al Kommando Nowotny para que compartiese su experiencia con los pilotos del grupo en su desarrollo de tácticas para el nuevo caza a reacción Me 262. Dos meses más tarde pasó a estar al cargo del JG 7, la cual sufrió graves pérdidas durante la Operación Bodenplatte, la última intentona en que la Luftwaffe plantó cara a gran escala contra el avance de los aliados occidentales.

A principios del 45 Oberst Steinhoff era uno de los oficiales de alta graduación de la Luftwaffe que fue acusado de rebeldía por criticar en público lo que consideraba un liderazgo incompetente. Steinhoff vio como era relegado del mando y enviado a Italia, para volver rápidamente a servir con los Me 262, junto a Adolf Galland en el JV 44. El 18 de abril del 45, en un despegue rutinario para interceptar un grupo de bombarderos norteamericanos, el 262 pasó sobre un parche en mal estado de la pista y perdió la rueda izquierda del tren de aterrizaje. El caza se estrelló al final de la pista y los 24 cohetes R4M estallaron. El incendio subsiguiente desfiguró su rostro de por vida, teniendo que pasar hasta 70 operaciones para remodelar su cara durante muchos años. La guerra para. Steinhoff había acabado.



Tras dos años en el hospital, Steinhoff seguía siendo un hombre de armas. Se unió a la Luftwaffe de la posguerra en el 47 y ascendió hasta General, convirtiéndose en el Jefe el Estado Mayor de la Luftwaffe en el 66 y Presidente del Comité Militar de la OTAN en el 71. Leal a los hombres bajo su mando, Steinhoff introdujo un nuevo entrenamiento para sus pilotos de reactores tras los preocupantes informes de accidentes sufridos en los F-104 Starfighter.

En 1985, el presidente norteamericano Ronald Reagan visitó el cementerio de Kolmeshöhe en Alemania, en motivo de la reconciliación en el 40 aniversario del Día de la Victoria en Europa. Un hito que causo controversia, al resultar que el cementerio albergaba algunas tumbas de miembros de las Waffen-SS. Para mitigar este escándalo, el presidente se decantó por tomar parte primero en una ceremonia en el campo de concentración de Beisen. Steinhoff sería uno de aquellos que acudirían junto al presidente y mostraron sus respetos frente a la valla del campo en recuerdo de las víctimas y dejarían una ofrenda floral en su memoria. Fue entonces cuando Steinhoff daría un apretón de manos a toda la delegación norteamericana, un gesto que el presidente Reagan tuvo en alta consideración.

Johannes Steinhoff nos dejó en febrero de 1994, a sus 80. Derribó 176 aparatos enemigos, siete de los cuales en sus andanzas con reactores, a su vez fue derribado en 12 ocasiones. Gran parte de su vida tras el accidente la dedicó a mejorar las relaciones de su país con antiguos enemigos. Se le recuerda con cariño por ser un hombre honesto y misericordioso.


Sobre el autor

     

Mark Barber, consejero histórico de War Thunder

Mark Barber es piloto del brazo aéreo de la Royal Navy británica. Su primer libro fue publicado por Osprey Publishing en 2008; posteriormente ha escrito diversos títulos más para Osprey y también ha publicado artículos para diversas revistas, incluida la revista sobre aviación más importante del Reino Unido, 'FlyPast'. Sus áreas de interés principales son la aviación naval británica en la primera y segunda guerras mundiales y el mando de caza de la RAF en la segunda guerra mundial. Actualmente trabaja con Gaijin Entertainment como consejero histórico, ayudando a gestionar la sección histórica en los foros de War Thunder y dirigiendo la serie As del mes.

 

¿Quieres saber más sobre los ases famosos de la segunda guerra mundial?, ¡encuentra otros perfiles de ases en nuestra página web!


El equipo de War Thunder

Leer más:
Armadura de Samurai: MBT Japoneses
  • 22 mayo 2024
Siguiendo la Hoja de Ruta: Índices de Batalla Distintos para los Diferentes Modos + Más Información
  • 22 mayo 2024
¡Día Nacional del Marinero en Francia: Una Calcomanía y Vuelve el Duguay-Trouin!
  • 22 mayo 2024
The Shooting Range #407
  • 19 mayo 2024

Comentarios (0)

Noticias no disponibles para comentar