War Thunder background
La oscuridad como aliado: Combates nocturnos
¡Atención! Esta noticia fue publicada en la versión anterior del sitio web. Puede haber algunos problemas con la visualización de noticias en versiones específicas del navegador.


Desde los primeros días de la aviación, los pilotos han aprovechado la oscuridad para evadir al enemigo, en globos aerostáticos para huir del asediado París en 1870 a las incursiones de los Zeppelin durante la Gran Guerra. El vuelo nocturno implica peligros, pero comparados con las defensas enemigas las ventajas pueden ser más que suficientes. Tras el estallido de la segunda guerra mundial, la RAF y la Luftwaffe llevaron a cabo bombardeos diurnos, pero las cuantiosas pérdidas forzaron a ambas fuerzas aéreas a proseguir las misiones de bombardeo estratégico de noche a partir de finales del 40.

Pese a que la mayoría de las partidas en War Thunder suceden de día, algunas partidas también pueden suceder de noche. Éstas son muy vistosas, con el contraste de los focos antiaéreos al escrudiñar el cielo y el incesante fuego antiaéreo en plena oscuridad. Todo esto es mucho más que un mero espectáculo, los haces de luz deslumbran como si del mismo sol se tratase al alcanzar un aparato. La luz de la luna aporta cierta visibilidad en el juego, de este modo los jugadores se ahorran flotar en la más absoluta oscuridad, aunque los objetivos son mucho más difíciles de identificar en la penumbra. En los modos con marcadores, éstos se mantienen, pero aparecen a distancias muy inferiores que en pleno día. Los bombarderos tienen mejores opciones para no ser detectados si el piloto aprovecha la orografía o las nubes para realizar una aproximación furtiva al objetivo. En los combates terrestres los vehículos estáticos son especialmente difíciles de detectar, aumentando considerablemente las opciones para las emboscadas.



Las partidas nocturnas en el modo simulador ofrecen una oportunidad única para comprender las dificultades con las que se encontraban los pilotos en su afán por detectar aparatos hostiles durante 1940, sin más ayuda que sus ojos. Inicialmente entablar combate con aparatos hostiles era sobretodo suerte, aunque a partir del 41 y el 42 empezaron a aparecer los equipos de radas embarcados en cazas nocturnos. Entre éstos se contaban los Beaufighter, Mosquito, Bf 110 y Ju 88. El combate ahora incorporaba para ambos bandos una escalada en la tecnología electromagnética, incorporando radares, detectores de éstos, etc. Que no pararía en toda la guerra..
 
Las misiones nocturnas son una rara aparición en el juego, aunque puedes definir las condiciones meteorológicas y la hora en el mapa de pruebas. Para los aparatos de que ya dispongas hay también la opción para el “Editor de misiones” a la izquierda del vuelo de prueba, que permite personalizar todos estos aspectos y enfrentarte a oponentes controlados por la máquina para atacar o defender bombarderos en plena noche.


 


El bombardeo nocturno no era exclusivo de la campaña de bombardeo estratégico sobre Europa Occidental. En otros teatros estaba destinado a objetivos menores, a los que acosar y desgastar, tanto tropas como líneas de abastecimiento. Los regimientos de bombardeo nocturno que volaron el Po-2 eran la pesadilla de los soldados del Eje, entre los cuales se encuentra el indudablemente famoso: Regimiento 588, posteriormente 46º de la Guardia, integrado por mujeres y conocido como “Las brujas nocturnas”. El Po-2 está disponible ocasionalmente durante eventos especiales en el juego y ha obtenido una peculiar reputación, dada su velocidad punta de 150 km/h. En respuesta, la Luftwaffe también destinó biplanos de entrenamiento como el Ar 66 y Go 145 a labores de primera línea, integrados en Nachtschlachtgruppen (Grupos de Ataque Nocturno). A medida que el Ju 87 resultaba más y más vulnerable en sus misiones diurnas, diversos NSG recibieron versiones de ataque nocturno del Stuka, en ambos frentes Europeos.



En el Pacífico, los incursores nocturnos nipones aparecieron por primera vez sobre los cielos de Guadalcanal, obtuvieron mínimos resultados, pero fueron apodados por las mal dormidas tropas norteamericanas como: "Louie the Louse" and "Washing Machine Charlie". Inicialmente los norteamericanos disponían de escasos cazas para combatirlos, pero una vez la fuerza aérea y la marina recibieron aparatos adecuados como el P-61 Black Widow y versiones de caza nocturna del Hellcat, era poco habitual que un caza monomotor recibiese un radar embarcado y la mayoría de los cazas nocturnos disponían de un operador de radio dedicado exclusivamente a su labor. Cuando los bombardeos de los B-29 alcanzaron Japón, la Marina Imperial Japonesa y el Ejército desplegaron cazas nocturnos como el Ki-45 y los J1N1 Gekko, en un intento de contrarrestarlos, pese a todo los Superfortress se abrieron paso a través de la mermada oposición nipona.
 
El juego ofrece multitud de misiones contra la máquina, dentro del menú “Misiones Individuales”. Éstas incrementan los teatros disponibles e incluyen operaciones nocturnas como “Salvar a la bruja nocturna”, rescatando la tripulación de un Po-2 derribado en el Frente Oriental y “Guardia Nocturna”, atacando convoyes japoneses en Peleliu con un Hellcat.

Las partidas nocturnas ofrecen una aproximación simplificada a las dificultades reales a las que hicieron frente los pilotos que volaron en estas condiciones, convirtiéndose en un cambio interesante a la monotonía. Aunque es más que probable que las complicadas condiciones que implican estas batallas hacen que la mayoría de los jugadores agradezcan que este tipo de partidas sean la excepción y no la regla.

Autor: John Moore


¿Quieres leer mas sobre los aviones y vehiculos en War Thunder?. ¡Encuentra otros Perfiles de vehiculo en nuestra pagina web!

Leer más:
The Shooting Range #408
  • 26 mayo 2024
Thunder Show: CAT&MOUSE
  • 24 mayo 2024
XM800T: Valiente Proeza
  • 24 mayo 2024
¡Aniversario de la Creación del Cuerpo de Ingenieros Reales: Vuelve el Centurion AVRE!
  • 24 mayo 2024