War Thunder background
El as del mes - diciembre - el capitán David McCampbell
¡Atención! Esta noticia fue publicada en la versión anterior del sitio web. Puede haber algunos problemas con la visualización de noticias en versiones específicas del navegador.

F6F-3 con librea del VF-84, similar al utilizado por McCampbell. Creado por Gudkarma, ¡y disponible en el juego gracias al programa de reparto de beneficios!


El debate sobre quién es el mejor piloto de combate de todos los tiempos siempre se encrespa entre historiadores y entusiastas por igual. A día de hoy, el debate sobre qué es más importante, si el liderazgo o la cantidad de victorias; y sobre qué teatros de guerra o qué tipos de aviones enemigos presentaban mayor dificultad, continúa. Sin embargo, si la marina de los Estados Unidos presentara a un solo hombre para ser considerado como uno de los mejores pilotos de caza de todos los tiempos, ese hombre tendría que ser David McCampbell.

Nacido en la ciudad de Bessemer en el estado de Alabama en enero de 1910, McCampbell se trasladó junto a su familia a West Palm Beach, Florida, donde se crió. Asistió a la academia militar Staunton en Virginia, de los 13 a los 18, antes de pasar un año en la escuela tecnológica de Georgia. Sin embargo, su tiempo en Atlanta se acortó al ser asignado a la academia naval de los Estados Unidos, en Annapolis, en 1929. La carrera naval de McCampbell comenzó con éxitos notables , ganando varias competiciones de buceo y graduándose en 1933 con un título en ingeniería marina. Sin embargo, cualquier avance adicional fue retenido el día de su graduación cuando McCampbell fue dado de baja honoraria de la marina de los Estados Unidos debido a recortes en el gobierno. Destinado a la reserva de la marina como alférez , McCampbell encontró trabajo en la construcción y luego en una línea de ensamblaje para la Douglas Aircraft Corporation.



En junio de 1934 , McCampbell fue transferido de vuelta a la marina activa y se unió a la tripulación del crucero de 10,000 toneladas USS Portland. Fue durante su estancia en el Portland que la verdaderal pasión de McCampbell por la aviación echó raíces por primera vez - aunque su madre recordaría más tarde que él siempre tuvo pasión por la aviación- cuando trabajó con el escuadrón de reconocimiento N°11 como observador aeronáutico de artillería , que tenía cuatro aviones embarcados a bordo del crucero. En 1937 McCampbell fue ascendido a alférez de navío y tuvo éxito en su solicitud para ser transferido a la aviación naval. Tras recibir su entrenamiento en la estación aeronaval de Pensacola, Florida, McCampbell obtuvo sus alas de piloto en 1938 y fue asignado al 4° escuadrón de combate a bordo del portaaviones USS Ranger, volando aviones Grumman F2F y más tarde biplanos F3F.

McCampbell sirvió con el escuadrón VF-4 “Red Rippers” durante dos años antes de ser despojado de su actividad de vuelo para convertirse en un oficial de señales de aterrizaje a bordo del portaaviones USS Wasp en mayo de 1940. Fue mientras se dedica a esta tarea vital y a menudo peligrosa que McCampbell ascendió a teniente en mayo de 1941. El resto del año vió a McCampbell afanosamente empleado en cubierta con ejercicios tales como entrenamiento calificativo de portaaviones para nuevas tripulaciones aéreas, y patrullaje en el Atlántico para hacer cumplir la neutralidad estadounidense.



Cuando los Estados Unidos fueron catapultados a la segunda guerra mundial en diciembre de 1941, el USS Wasp estaba pendiente de reacondicionamiento hasta enero de 1942. Se unió a la flota nacional británica y participó en actividades de escolta de convoyes hacia Rusia y Malta, participando en las operaciones Calendar y Bowery. En julio de 1942 McCampbell navegó hacia el teatro del Pacífico con el Wasp y se vió fuertemente implicado en operaciones aéreas en Guadalcanal. McCampbell fue uno de los supervivientes cuando fue alcanzado por tres torpedos de un submarino japonés el 15 de septiembre, hundiendolo con la pérdida de 193 vidas.  

Aún así McCampbell no regresaría a sus actividades de vuelo. Ascendió a capitán de corbeta tras volver a Estados Unidos , pero servirá como instructor de oficiales de señales de aterrizaje en Florida hasta agosto de 1943. McCampbell fue seleccionado oficial al mando del recientemente formado escuadrón de caza VF-15 - una empinada curva de aprendizaje para un hombre que no había estado en práctica de vuelo durante más de 3 años y solamente tenía un recorrido en primera línea de dos años (en tiempo de paz, por cierto) en su registro de vuelo.



A pesar de los desafíos que enfrentó , McCampbell sobresalió como el nuevo oficial al mando del escuadrón. El escuadrón pasó varios meses trabajando con el nuevo F6F Hellcat - de nuevo , un verdadero desafío para McCampbell cuya única experiencia real con cazas navales era en biplanos que estaban una generación aparte del nuevo y más poderoso cat de Grumman. McCampbell fue ascendido a comandante y tomó el mando del 15° grupo aéreo en febrero de 1944 , embarcandose junto a sus tres escuadrones en el portaaviones USS Essex en mayo del mismo año.

 McCampbell estaba relativamente en una posición extraña. Como un comandante de 34 años estaba guiando a docenas de tripulaciones aéreas hacia la batalla , que apenas habían salido de  la adolescencia y lo buscaban para orientarse , todavía la gran mayoría de su experiencia fue en la flota de superficie y no como aviador. Cuando guió su primer barrido de combate sobre las islas Marcus el 19 de mayo, fue su primera vez como piloto en combate. Tres semanas después , el 11 de junio , McCampbell derribó un Zero sobre Saipán - su primera victoria aérea desde que se graduó como piloto de caza en 1938.



Una segunda victoria personal se añadió a su cuenta dos días después en la forma de un Ki-49 , de nuevo sobre Saipán. Luego, el 19 de junio, McCampbell se convertiría en leyenda de la aviación naval de Estados Unidos. En la batalla del mar de Filipinas la cual enfrentó los aviones de 15 portaaviones americanos contra los de 9 portaaviones japoneses , una inmensa batalla se llevó a cabo en los cielos sobre la flota americana y japonesa. McCampbell lideró los cazas del grupo aéreo “Fabled Fifteen” contra la incursión japonesa de alrededor de 80 aeronaves. En una corta serie de ataques rápidos , McCampbell personalmente contó no menos de cinco bombarderos en picado japoneses derribados, con un sexto probablemente destruido. 
Despegando de nuevo más tarde en ese día, derribó un Zero antes de encontrar otro par de cazas japoneses de camino al portaaviones. Los dos Zero intentaron derribar un hidroavión americano el cual que estaba tratando de rescatar a un piloto americano derribado . McCampbell derribó uno de los cazas mientras que su compañero de ala despachó el segundo. En un solo día McCampbell había derribado siete aviones enemigos con un octavo probable , cinco de los cuales fueron despachados en el espacio de unos cuantos minutos en una sola salida.



Siempre liderando desde el frente y fomentando su creciente reputación como un atrevido piloto de caza y un líder inspirador, McCampbell derribó un flujo constante de aviones , incluyendo cuatro el 12 de septiembre y tres el día siguiente. Si se necesitaba alguna prueba de que los éxitos de alta puntuación de McCampbell no eran casualidad, llegó el 24 de octubre durante la batalla del golfo de Leyte.

Con una fuerza de combate consistente en docenas de aviones japoneses acercándose hacia el Essex , llegó la llamada a todos los cazas disponibles para  despegar e interceptar. McCampbell y su compañero de ala, el alférez Rushing, fueron los primeros en despegar de los únicos siete Hellcats que ascendieron para enfrentar el ataque enemigo. McCampbell dio la orden a los otros cinco cazas americanos de atacar a los bombarderos , mientras que él lideró a Rushing por sí mismo contando seis. Rushing aterrizó con sus armas vacías mientras que al avión de McCampbell le quedaban dos proyectiles. Este récord de la mayor cantidad de aviones derribados por un solo  piloto en una sola salida permanece impecable hasta hoy.



David McCampbell recibió la medalla de honor del congreso por su habilidad y liderazgo en el teatro del Pacífico . Se le acreditan 34 victorias aéreas confirmadas en su relativamente breve servicio como piloto de combate en la línea del frente. McCampbell continuó su servicio en la marina de posguerra , siendo ascendido a capitán y comandando el portaaviones USS Bon Homme Richard antes de ser finalmente elegido como jefe de estado mayor de operaciones adjunto al comandante en jefe del comando de defensa aérea continental.

El capitán David McCampbell se retiró de la marina en 1964. Falleció en junio de 1996 a la edad de 86 años y está enterrado  en el cementerio nacional de Arlington. Sus condecoraciones incluyen la medalla de honor, la cruz de la marina , la estrella de plata, la legión al mérito , y la cruz de vuelo distinguido. Es el as de combate con más victorias en la historia de la marina y sus logros permanecen incomparables en la historia de la guerra aérea. 


Sobre el autor

     

Mark Barber, consejero histórico de War Thunder

Mark Barber es piloto del brazo aéreo de la Royal Navy británica. Su primer libro fue publicado por Osprey Publishing en 2008; posteriormente ha escrito diversos títulos más para Osprey y también ha publicado artículos para diversas revistas, incluida la revista sobre aviación más importante del Reino Unido, 'FlyPast'. Sus áreas de interés principales son la aviación naval británica en la primera y segunda guerras mundiales y el mando de caza de la RAF en la segunda guerra mundial. Actualmente trabaja con Gaijin Entertainment como consejero histórico, ayudando a gestionar la sección histórica en los foros de War Thunder y dirigiendo la serie As del mes.

 

¿Quieres saber más sobre los ases famosos de la segunda guerra mundial?, ¡encuentra otros perfiles de ases en nuestra página web!

 
Leer más:
¡Gana el Jaguar IS en el Evento Espada de la Justicia!
  • 15 febrero 2024
¡Mira la Thunder CUP 2024 y recibe premios únicos de Twitch drops!
  • 13 febrero 2024
VTT DCA: ¡Cortadora de Carne Francés!
  • 27 febrero 2024
Wessex HU.5: El Helicóptero de Su Majestad
  • 26 febrero 2024